Sígueme por email

martes, 10 de julio de 2012

Vacaciones en una gran ciudad: a disfrutar al máximo.

Las grandes capitales del mundo, como Nueva York, París, Londres, Madrid, Roma y Bogotá, entre muchas otras, son poseedoras de un encanto que seduce a multitudes de personas a la hora de escoger destino para sus vacaciones.  Si tú eres de esta estirpe que se deleita con museos, plazas, edificios y sitios curiosos, o si toda tu vida has soñado con visitar cualquiera de estas impactantes urbes, a continuación algunos consejos que te ayudarán a planear tu estadía en ese soñado destino urbano.
¿Por tu cuenta o en un tour organizado? Ambas modalidades tienen su pro y su contra: quienes se arman todas las vacaciones por su cuenta, lo cual es perfectamente posible gracias a la abundancia de información de buena calidad y al fácil acceso a los proveedores de servicios de transporte, alojamiento y atracciones, cuentan principalmente con dos ventajas, libertad y ahorro, aunque corren el riesgo de perderse de conocer atracciones importantes por desconocimiento; por otra parte, quienes contraten un paquete “todo incluido”, si bien seguramente pagarán más y estarán ceñidos a horarios e itinerarios preestablecidos,  casi que pueden dedicarse por entero a disfrutar de la estadía, pues les llevarán , traerán y guiarán por los lugares de interés.  Una opción intermedia sería tramitar por cuenta propia transporte y alojamiento y contratar con agencias locales algún tour concreto que nos interese.
¿De cuantos días dispones? Obviamente en principio entre más días mejor; por lo general lo ideal para poder decir que se conoció lo más notable de una ciudad e inclusive darse alguna escapada a las afueras es disponer de siete días, no obstante, si se es organizado y se está dispuesto a vivir jornadas intensas, con tres días es posible llevarnos lo mejor del sabor de alguna de estas encantadoras metrópolis.  Si se cuadran convenientemente los horarios de viaje de ida y vuelta, y claro está si es nuestro gusto, es posible “ganar un día” respecto a las noches de alojamiento que planifiquemos: si vuelas a primera hora de la mañana puedes llegar al hotel antes del check in,  dejar el equipaje en consigna y comenzar la aventura; el razonamiento inverso aplica el último día.
Haz las reservas con tiempo. Si se tiene la certeza razonable de fechas concretas  en las que vas a efectuar el viaje, ¿qué esperas para reservar?  Las líneas aéreas y hoteles tienen esquemas tarifarios de tal naturaleza que quienes reservan con meses de antelación encuentran precios mucho mejores que quienes lo hacen a última hora. Ahora bien, ¿y si surge un imprevisto y no puedes viajar?  Existen los seguros de cancelación, que por una suma de dinero razonable contemplan el reembolso de billetes de avión y/o habitaciones de hotel  bajo ciertas condiciones, además, muchos hoteles aceptan reservas sin pago anticipado, permitiendo cancelar hasta 24 horas antes de la llegada  sin cargos.
Organiza tu visita. Esto aplica a quienes vayan por cuenta propia: investiga cómo llegar del aeropuerto a tu hotel,  el funcionamiento del transporte local (metro, autobús, trenes), averigua los horarios de apertura de comercios y restaurantes; en general, que nada te tome desprevenido.
No te quedes con los sitios “obvios”. Claro que si vas a Nueva York irás a la Estatua de la Libertad, y si la elegida es París visitarás la Torre Eiffel, ¡pero hay que ir más allá! Todas las ciudades tienen lugares con encanto especial que no necesariamente son los más visitados por los turistas. Si tienes un conocido que viva en el lugar estás de suerte, pregúntale por ese parque que no sale en las guías o por su restaurante favorito donde de verdad se coma lo mejor de la cocina típica; si no es el caso, lee más allá de las primeras páginas de las guías para viajeros, o investiga en la web… ¡en blogs como este! J

3 comentarios:

  1. Muy buenos consejos para planear un viaje, cuando se visita una gran ciudad el mayor problema suele ser la falta de tiempo para ver todo lo que uno quiere y hay que pararse y preparar bien los itinerarios.

    Un saludo !!!

    ResponderEliminar
  2. El ultimo punto que escribes - No te quedes con los sitios “obvios” - es algo que yo llevo grabado en mi mente cuando emprendo un viaje nuevo, ademas mi lema es, si lo veo ahora todo, que vere si algun dia decido volver?

    Echale un vistazo a mi blog que seguro que te interesa. Hablo de ciudades (grandes, pequeñas, desconocidas, imprescindibles, etc.) y de sitios que muchas veces la gente no conoce, de esos restaurantes recomendados, de esos parques que encierran la historia de la gente del lugar...

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por participar.

      Yo siempre he pensado que uno puede volver mil veces a una cuidad y siempre habrá algo nuevo que ver, una plaza que han restaurado, una fachada de edificio que han pintado, un árbol plantado luego de tu última visita. Y esos lugares son los que suelen hacer la diferencia para quienes desean realmente vivir la idiosincracia de un lugar.

      Un saludo

      Eliminar