Sígueme por email

martes, 11 de junio de 2013

Florencia, museo al aire libre, joya renacentista en la Toscana

Hay ciudades que cautivan por su vínculo con las artes, el cual llega a un punto tal en que la ciudad misma es un gran museo. Florencia definitivamente es una de ellas, sino la que más representa ese concepto de museo al aire libre.

La capital de la Toscana es poseedora de un pasado histórico y un patrimonio artístico  envidiable, por no decir único. El haber sido en su día la ciudad más importante de la Italia de la época y cuna del Renacimiento le ha permitido nuclear en su centro histórico, el cual es patrimonio de la humanidad,  probablemente el conjunto de obras arquitectónicas, escultóricas y pictóricas más atractivo de visitar.

Qué ver en Florencia

Piazza del Duomo: Centro de la vida religiosa de la Florencia medieval y renacentista, reúne tres construcciones extraordinarias: la Catedral de Florencia o Duomo, conocida por su imponente cúpula de 45 metros de diámetro,  obra de Bruneleschi; el Campanile  o campanario de la Catedral, obra de Giotto,  y el Battisterio de San Giovanni, famoso por sus puertas esculpidas con escenas bíblicas.

Piazza della Signoria: Con seguridad la zona más animada de la ciudad, en su día fue el centro del poder civil.  Sus atractivos  más notables son el Palazio Vecchio,  la Logia della Signoria, la Fuente de Neptuno y la réplica a escala del David de Miguel Angel.

Ponte Vecchio: El puente de piedra más antiguo de Europa cruza el rio Arno que divide a la ciudad. Es uno de los lugares imprescindibles de ver en Florencia, amén de ser uno de los puentes más famosos del mundo.  En la antigüedad era conocido como el puente de los orfebres y joyeros, hoy en día sobreviven muchas joyerías así como tiendas de otros ramos.

Iglesia de Santa Croce: Además de la iglesia franciscana más grande del mundo, es el auténtico panteón de Florencia. Esta iglesia alberga casi 300 tumbas, incluidas las de de Dante Alighieri,  Miguel Ángel y Galileo.

Iglesia de Santa María Novella: Fue erigida en siglo XI y es la sede de los dominicos en Florencia. Su interior está repleto de detalles y sus paredes esconden auténticas obras de arte.

Piazzale Michelangelo: En lo alto de la meseta al sur del río Arno se encuentra esta plaza, sin duda uno de los mejores lugares para admirar Florencia en todo su esplendor. La vista de Florencia desde aquí, con la cúpula coronándola, es una postal clásica.

Galería de Las Academias: Uno de los museos más importantes de Florencia, alberga una de las obras de arte más conocidas e imponentes del mundo, el David de Miguel Ángel. La fila para ingresar puede ser muy larga sobre todo en temporada alta.

Galería Uffizi: Construida en el siglo XVI, el palacio que en su día albergó a las autoridades de la ciudad, hoy contiene una riquísima colección de arte con obras de diferentes épocas y artistas. La espera para ingresar al museo puede ser de horas en temporada alta.

Mercado Nuevo: conocido por la estatua de bronce del jabalí, la cual según la tradición concede deseos si se le frota la nariz con la  palma de la mano

Que comer en Florencia


Como en toda Italia, comer en Florencia es un placer. Además de los famosos paninis,  es posible comer verdaderos clásicos como la bistecca alla florentina o el spaghetti alle vongole.