Sígueme por email

sábado, 9 de junio de 2012

Estambul: Joya entre dos continentes

Viajar a Estambul es una experiencia única, gracias a sus monumentos, su ambiente exótico, su gastronomía, y su mezcla de tradición y modernidad.

Estambul es una ciudad que transmite sensaciones de misterio y exotismo al viajero que la visita por primera vez. Su mezcla de tradición islámica y modernidad occidental cautivan a todo aquel que llega, bien sea que su arribo sea por vía aérea o en barco. Si es el último caso, el espectáculo que ofrece la vista de la ciudad durante el recorrido a través del Cuerno de Oro es sencillamente único.


Peculiaridades de Estambul

Estambul resalta por sus peculiaridades: a pesar de ser la ciudad más grande de Turquía no es la capital, ese rol lo ocupa la ciudad de Ankara. La segunda gran peculiaridad de Estambul viene dada por su geografía: es la única ciudad del mundo cuya extensión está ubicada en dos continentes, en este caso Europa y Asia. Ambas porciones están separadas por el Bósforo, estrecho que comunica el mar de Mármara con el Mar Negro. Aparte de esta división, la ciudad se considera dividida en la ciudad antigua y la ciudad nueva; en la primera de ellas están ubicados la mayoría de los monumentos y atracciones turísticas tradicionales.

El barrio de Sultanahmet

La zona más emblemática de Estambul es el barrio de Sultanahmet, el cual concentra los monumentos más importantes de la ciudad, por lo que constituye visita obligada, sobre todo si la estancia en la ciudad va a ser corta. Esta zona de la ciudad debe su nombre al sultán Ahmet I, y alberga entre otras las siguientes atracciones:


  • La Mezquita Azul: Es la mezquita más importante de la ciudad, fue construida en el siglo XVIII durante el reinado del mencionado sultán Ahmet I. Debe su nombre a los miles de azulejos o mosaicos de color azul que decoran su exterior. Además es la única mezquita de Estambul que posee seis minaretes.
  • La Iglesia de Santa Sofía: Situada frente a la Mezquita Azul, es considerada una joya del estilo de arquitectura bizantina. Fue construida en el siglo VI, siendo utilizada como iglesia cristiana durante casi mil años, hasta la caída de Constantinopla (antiguo nombre de Estambul) en manos de los turcos, quienes la convirtieron en mezquita y eventualmente le agregaron los actuales cuatro minaretes que luce. Hoy en día no tiene uso religioso pues fue convertida en museo en la década de 1930.
  • Hipódromo: De lo que fue uno de los más importantes monumentos de Bizancio (nombre original de Estambul) hoy solamente queda la plaza de Sultanahmet. Destacan en ella los obeliscos romanos de Teodosio y Constantino y la Fuente Alemana.


Otras atracciones de Estambul


Ya fuera de Sultanahmet el visitante tiene la posibilidad de disfrutar de muchas más atracciones:


  • Torre Gálata: Fue construida en el siglo XVI en una colina donde confluyen el Bósforo, el Mar de Mármara y el Cuerno de oro, lo que la convierte en lugar privilegiado para divisar vistas espectaculares de la ciudad.
  • Palacio de Topkapi: En su momento fue la residencia oficial de los sultanes y sede del gobierno del Imperio Otomano, y conservó ese estatus hasta mediados del siglo XIX. Su arquitectura es la típica de un palacio de la época, pues cuenta con varios edificios ubicados alrededor de un patio central. Alberga un conjunto de museos: Museo del Arte Turco e Islámico, Museo de Santa Irene, entre otros.
  • Palacio de Dolmabahçe: Construido a orillas del Bósforo, fue el centro del poder político en Estambul desde que los sultanes decidieron trasladar a él la sede del gobierno desde el Palacio de Topkapi. Su construcción significó en su momento un hito, ya que fue el primer palacio de estilo europeo occidental que se construyó en la ciudad.
  • Gran Bazar: Es el bazar más grande de Estambul y uno de los más grandes del mundo, ocupando un área de aproximadamente 45.000 metros cuadrados, surcados por más de 60 avenidas y calles y con aproximadamente 3.600 tiendas en las cuales es posible comprar joyas y otros artículos de orfebrería, especias, alfombras, dulces típicos y en general toda clase de souvenirs.

Comer en Estambul


La gastronomía de Estambul es fiel reflejo de su condición multicultural, pues tiene influencias tanto árabe como mediterránea. Tal vez el platillo más emblemático sea el Doner Kebap, forma muy peculiar de carne cocinada a la parrilla muy lentamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario